En 1996, Rosa Barocio decide retirarse y deja la escuela en manos de los profesores. Quedaron impresos en la Escuela Waldorf de Cuernavaca dos rasgos esenciales de nuestra fundadora: la importancia de la fundamentación pedagógica a través de la formación continua de los educadores y el profundo amor por los niños y su escuela.