La Escuela Waldorf de Cuernavaca fue fundada por la maestra Rosa Barocio en 1989. En esos primeros tiempos, la escuela era fortalecida por la presencia de varios maestros destacados, entre ellos, Martha Náñez, y el impulso siempre creciente de Rosa de enriquecer y consolidar la educación de los niños.

Gradualmente, las tareas pedagógicas y la administración de la escuela pasaron a ser responsabilidad de los maestros en su conjunto, liderados por una Coordinación Pedagógica, formada por los maestros con mayor experiencia. La escuela crecía y se fortalecía aún más.